Adentrándose en Shostakóvich…

Nuevo año 2010. Ya ha pasado un año entero después de la última entrada de blog. Durante este período de silencio virtual, ¿cómo ha transcurrido la vida? Tengamos un momento de reflexión para mirar atrás. No quedarnos atrás, sino, también para poder seguir adelante, de vez en cuando, necesitamos pararnos a pensar, a hojear las páginas ya pasadas… Sólo por recordar.

Y hablando de recuerdos… Me gustaría empezar el años con unos recuerdos especiales… Recuerdos de de una vida.

Acostumbrados a la interpretación clásica-romántica (relativamente fácil de comprender su estilo de expresión debido a cuestiones más psicológico-educativas), cuando nos adentramos un poquito más en épocas algo más modernas posteriores a Chopin, Brahms, Liszt (aunque en su última época ya se estaba re”v”elando)… vamos a incluir también a Rachmaninov, llegando a Prokofiev, Scriabin, Shostakovich, interpretar correctamente el sentimiento que profesaba en tal obra, tal compositor, se hace algo más difícil. Con lo cual, siguiendo el consejo de un buen amigo y profesor, estudiando, precisamente, unas obras de Shostakovich, hace un par de años me ha llevó a indagar un poco sobre él. De su vida, sus obras… vía libros, internet… Y me he encontrado con un libro excepcional titulado Shostakóvich: Recuerdos de una Vida, de autor Mijaíl Árdov. No es una biografía corriente, sino es una entrevista del autor, amigo personal e íntimo de lo hijos de Shostakóvich, con dichos hijos, Galina y Maxim Shostakovich; incluye también sus propios recuerdos, documentacions históricas, cartas personales, etc. Al ser las propias palabras de los directamente allegados del gran compositor, te ayuda a adentrarte algo más, mucho más profndamente a la persona del compositor. Y ciertamente cuenta anécdotas y hechos que vivió Shostakovich que te hace comprender muchas cosas, haciéndote sentir su música, haciéndote entender por fin su manera de expresarse en las partituras. Y no sólo eso, sino la gente de la que se rodeaba. Es increíble leer hablar sobre personajes como Prokofiev, Rubinstein, Richter, identificados como sus vecinos y amigos. Todas las celebriades de la época compartiendo sus momentos de vida, repercutiéndose entre ellos..

He vuelto a leer una vez más el libro, que lo he saboreado con una nueva sensación y he destacado algunos recuerdos llamativos para mí y me gustaría compartirlos con vosotros, y haceros llegaros a lo profundo de vuestro corazón, su alegría, su felicidad, sus desagrados, sus miedos,… la persona de Shostakovich.

Galina: … El siguiente recuerdo data del otoño de aquel mismo año (1941): un aeródromo en el Leningrado sitiado por los alemanes. En esta ocasión, subimos con nuestro equipaje a un avión; no es grande: además de nuestros padres, mi hermano y yo, sólo van en él los pilotos, tres o cuatro personas. En el interior del aparato no hay asientos, sólo u piso de tablas y unas cajas de madera. Tenemos prohibido sentarnos en las cajas y nos acomodamos sobre las maletas. Bajo la torreta transparente situada en el techo del avión, se sitúa uno de los pilotos, el artillero, que no deja de observar el espacio circundante. Nos avisa: “Si hago una señal con la mano, ¡tiraos al suelo!…”

Maxim: Aram Kachaturian iba en el mismo tren de evacuados. Muchos años después, le contó a Grigori Shnéerson que, en un vagóncon capacidad para cuarenta y dos pasajeros, montaron a más de cien personas, y que tardaron mucho en convencer a un joven, que se había encaramado a la litera de arriba, de que cediera su lugar a Nina Shostakóvich y a sus hijos. Borís Jaikin recrdaba que Dmitri Dmítrievich parecía muy deprimido. Sucedió que una de las maletas que se extraviaron al subir al tren contenía el manuscrito de la Séptima Sinfonía. Afotunadamente, las maletas se recuperaron: en la confusión y con las prisas las habían tirado al vagón de al lado.

Galina: Un hombre furibundo se asoma por la ventana y nos grita a los niños con voz estentórea: – ¡Os voy a arrancar las orejas! ¡Me quejaré a vuestros padres! ¡ No quiero veros más por aquí! 
  Es Serguéi Prokófiev. A menudo jugábamos bajo la ventana de su habitación y no le dejábamos componer música. Sucedía eso en el verano de 1943, en Ivánovo o, más exactamente, en la “Casa de los Compositores”, que se había fundado para que éstos crearan y descansaran no lejos de aquella ciudad. La institución se había instalado junto al Sovjós (empresa pública agrícola en la URSS) Avíscola nº 69, situado en la aldea de Górino, para que aquellos célebres músicos no pasaran penurias.

Maxim: Recuerdo muy bien cómo hacíamos rabiar a Serguéi Prokofiev. Vivía en la casona principal de piedra y la ventana de su habitación solía estar abierta de par en par. Nos acercábamos a la chita callando y, de repente, nos poníamos a gritar: “¡Serguéi Serguéich, tra-ta-tá! ¡Serguéi Serguéich, tra-ta-tá!”. Al instante, éramos bombardeados con pisapapeles y otros objetos. “¡Os voy a arrancar las orejas!” Este alarido e Prokófiev sigue vibrando aún en mis oídos.

Galina: Varias chicas avanzamos hasta el centro de la habitación y pronunciamos a coro la letra “e”… Estamos jugando a las charadas. Uno de los participantes más activos en nuestro juego es el joven Mstislav Rostropóvich. La escena tiene lugar durante las vacaciones escolares de invierno en la ya mencionada Granja Estatal Avícola nº 69, es decir, en la Casa de Creación y Descanso de Compositores. Fue allí donde nuestra familia conoció a la futura celebridad. Rostropóvich sería una persona muy allegada a nosotros y, más tarde, también sería nuestro vecino en la dacha de Zhúkovka, localidad cercana a Moscú. Aquel memorable invierno, Maxim y yo solíamos practicar el esquí, descendiendo por una pequeña loma, y lo hacíamos bajo la supervisión de Rostropóvich, porque nuestros padres le habían encomendado a el esta misión.

[Sigue…]

 

~ por Ziessel en 10 febrero, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: