Equivocarse de mano

Héctor Berlioz dio un concierto en Viena que obtuvo un éxito sensacional. Una admiradora se le acercó y, estrechándole la mano, le dijo:

– ¡Perdona mi osadía, pero quiero acariciar la mano que ha escrito música tan bella!

Y como a todo esto le tenía cogida la mano izquierda Berlioz le replicó:

– Como usted guste, señora, pero yo escribo con la otra.

Hector Berlioz

Anuncios

~ por Ziessel en 4 junio, 2008.

3 comentarios to “Equivocarse de mano”

  1. Que bueno :)

    Y que sincero.

  2. Yo diría: ¡Qué borde! xD

  3. XD! Qué bueno!
    Jeje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: