Pianos de Doble Teclado

El piano de doble teclado suena como un piano, pero con acordes completos y armonías más densas. A diferencia de un órgano con registros y tubos agregados o un clavicordio con cuerdas separadas, el piano de doble teclado aún tiene un único juego de martillos y cuerdas.

Pero ambos teclados, uno con las habituales 88 notas, el otro con tan sólo 76, le permite intentar algunos fascinantes movimientos. Las notas del teclado más corto se encuentran una octava por encima de las del segundo teclado. Al presionar una tecla del teclado más pequeño se activa un mecanismo dentro del piano que baja las teclas correspondientes en el otro teclado, pero una octava más arriba. Por lo tanto, si mantienes ambas manos en el teclado superior, el inferior lucirá como el teclado de una pianola, con teclas moviéndose por sí mismas.

Doble Piano

Y, debido al modo en que los teclados se encuentran dispuestos, uno sobre el otro, como una escalera con sólo dos peldaños, el pianista puede extender su alcance más allá de lo que es posible en un teclado convencional. De este modo puede cubrir un intervalo de dos octavas al tocar con su pulgar, por ejemplo, un Do en el teclado inferior y un Do en el teclado superior con el dedo meñique. Otros intervalos extensos, como las doceavas, impensables de realizar al unísono en un teclado convencional, no se encuentran a una mayor distancia que el ejemplo anterior.

Al tocar algunas notas en el medio, puede obtener “un sonido realmente masivo, jamás hecho con tan sólo una mano”. Y con ayuda del cuarto pedal, el cual funciona como un acoplador que hace posible tocar en el teclado inferior y que las mismas se toquen una octava más arriba en el otro teclado, puede moverse rápidamente por varios pasajes rápidos con octavas, tocando simplemente algunas notas en uno de los teclados. El acoplador hace el resto.

Históricamente, sólo se hicieron 60 pianos Moor de doble teclado, mayormente por la firma Bösendorfer. Aunque también Bechstein hizo algunos. El piano del señor Taylor, que se muestra en la foto precedente, fue hecho en la fábrica de Steinway en Hamburgo, Alemania, para el industrial Werner von Siemens, quien lo quería para un “salón de recitales” que había construido en Berlín, y que poseía nada menos que 450 butacas.

~ por Ziessel en 1 junio, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: