La Música en el Renacimiento

El período que va desde los últimos años del siglo XIV hasta finales del siglo XV se conoce como la época del humanismo. Este término indica una tendencia e la cultura que se propone como objetivo el redescubrimiento de la cultura grecolatina en sus aspectos artísticos, filosóficos, arquitectónicos y literarios. Consecuencia de esta posición fueel nacimiento del concepto de clasicismo: los modelos representados por el arte y la civilización griegas se definieron como “clásicos” y se consideraron inigualables. El humanismo no se extinguió con el final del siglo XV, sino que se prolongó en el período que los historiadores llaman Renacimiento y que ocupa la totalidad del siglo XVI. El concepto de clasicismo cobró más desarrollo durante el Renacimiento y tuvo repercusiones en todas las artes figurativas, literarias y arquitectónicas.

La música merece lugar aparte. Como ya se ha dicho en las páginas precedentes (temas anteriores), sólo ha quedado de la música greiga la parte teórica y muy pocas composiciones musicales -como el Epitafio de Sicilio de los siglos II y I a.C.-, por lo que los compositores renacentistas no disponían de modelos clásicos que estudiar e imitar. En consecuencia, la historia de la música, al contrario de lo que sucedió en otros campos de la cultura, no registra una ruptura categórica con las épocas anteriores sino un desarrollo de las formas que ya estaban en uso. La técnica polifónia, particularmente, dominó estos dos siglos y se desarrolló hast alcanzar una enorme complejidad, tanto que algunos historiadores definen este período como “época de la polifonía”.

Sólo a finales del siglo XVI, algunos músicos y estudiosos, al teorizar un nuevo tipo de espectáculo, usaron el término “renacimiento” refiriéndose al teatro griego; pero en el campo de las demás artes, el Renacimiento ya había seguido su propia evolución y se habían propugando algunas innovaciones estilísticas que constituyeron el legado de las épocas posteriores. El período comprendido entre los siglos XV y XVIII se caracteriza por el fenómeno del mecenazgo. Los mecenas eran personas que financiaban las actividades artísticas y culturales. Por lo común poseían un territorio más o menos vasto y propiciaban las artes con el fin de extender su autoridad al ámbito cultural. Los estudiosos, literatos, filósofos, científicos y artistas trabajaban en las cortes o en el seno de las familias de la nobleza; los músicos, en particular, recibían un salario y se les brindaba más consideración y respeto que en épocas anteriores.

La escuela francoflamenca

[En Construcción]


 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: